MARCO TEÓRICO

PATRIMONIO CULTURAL

El patrimonio cultural de la Nación está constituido por todos los bienes y valores culturales que son expresión de la nacionalidad colombiana, tales como la tradición, las costumbres y los hábitos, así como el conjuntos de los bienes inmateriales y materiales, muebles e inmuebles, que poseen un especial interés histórico, artístico, estético, plástico, arquitectónico, urbano, arqueológico, ambiental, ecológico, lingüístico, sonoro, musical, audiovisual, fílmico, científico, testimonial, documental, literario, bibliográfico, museológico, antropológico y las manifestaciones, los productos y representaciones de la cultura popular: (Articulo 4°-Ley General de Cultura 397/1997).

Dentro de las obrad de la creatividad humana hay unas que podemos tocar pero sin sentir, como los recuerdos, las historias, los gustos, la música, los conocimientos y destrezas. Todo esto habita en nuestra memoria, en nuestro pensamiento y en nuestra forma de ser. Lo hemos heredado de nuestra comunidad por medio de la palabra y, participando en el lugar donde vivimos, lo enriquecemos con nuestra vivencia y será nuestro reglo a la futuras generaciones. Ese es nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial, también conocido como Patrimonio Intangible o Patrimonio Oral.

Nuestro patrimonio cultural inmaterial abarca la lengua que hablamos, la forma en que nos relacionamos con los otros, los oficios que sabemos, en lo que creemos, los conocimientos sobre la naturaleza y el trato que le damos, la preparación de los alimentos, la curación del cuerpo, la música o los bailes que nos gustan, las celebraciones y los carnavales que compartimos.

Nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial es el conocimiento acumulado de muchas generaciones en su adaptación al medio ambiente para dar solución a nuestras necesidades y anhelos. Es un patrimonio que nos hace parte de un grupo y nos da arraigo a nuestro territorio. Posibilita la comunicación para recibir y transmitir conocimientos. Da significado a lo que hacemos y nos distingue de los otros al tiempo que intercambiamos saberes con ellos. No ayuda a entender quiénes somos y a reflexionar sobre cómo queremos ser, nos fortalece como grupo para mantener nuestra cultura en los nuevos tiempos y nos permite tener un desarrollo propio a nuestro ritmo y no impuesto o copiado.

ELABORACIÓN DE OBJETOS, DISEÑO Y PINTURA CORPORAL

Con ese conocimiento que tenemos de la naturaleza y de sus recursos, y por medio de habilidades y procesos artesanales, podemos elaborar sombreros, ruanas, canastos, cerámicas, adornos, juguetes instrumentos musicales y otros objetos que tienen utilidad y significado en nuestra vida cotidiana. Algunos de ellos nos identifican como comunidad heredera de las técnicas, oficios y destrezas de nuestros ancestros. El proceso de transmisión de conocimientos para obtener los recursos de la naturaleza y la capacidad de transformarlos en objetos útiles o artísticos, son nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial que renovamos en cada generación de acuerdo con nuestras necesidades y gustos.

CONOCIMIENTOS Y PRÁCTICAS SOBRE LA NATURALEZA, EL UNIVERSO Y EL SER HUMANO

¿Qué haríamos sin la sazón de la abuela y sin sus remedios? ¿O sin la experiencia de los campesinos para cultivar la tierra? Sin el conocimiento milenario que hemos heredado sobre nuestro medio, ¿seríamos capaces de obtener alimentos y medicinas?, ¿de construir nuestras propias herramientas, artefactos y vivienda? Tendríamos que comenzar de cero.

En la naturaleza está nuestro sustento y la inspiración de nuestra cultura, por eso el conocimiento que tenemos de ella, la forma de conseguir los alimentos y de cuidarla, como también la compresión sobre nuestro cuerpo y nuestro lugar en el mundo y el universo, hacen parte de nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial, que hemos aprendido oralmente compartiendo con nuestra comunidad.

EXPRESIONES MUSICALES Y DANCÍSTICAS

¿Qué sería de un bazar, un bautizo, un carnaval, un romance, una ceremonia, una despedida, una fiesta, sin música? La música nos hace reír, imaginar, recordar, llorar. Con ella hemos catado y bailado historias de amor, de protesta, de trabajo, de viajes y los cuentos de nuestro pueblo.

Disfrutamos de la música gracias a un amplio conocimiento que nos permite desde cantar hasta elaborar instrumentos, afinarlos y producir sonidos que se combinan en ritmos y melodías distintivos de cada lugar. Ritmos con los que nuestros cuerpos bailan, expresamos nuestros sentimientos, invocamos a nuestros santos y dioses , danzamos con vestidos especiales haciendo figuras que representan nuestros oficios diarios, nuestra historia, o imitan los movimientos de la naturaleza.

Toda esa destreza musical y dancística la hemos aprendido de nuestros mayores y en el lugar donde vivimos. Es nuestro Patrimonio Inmaterial que habita en nuestra memoria colectiva, que nos acompaña donde vayamos, siendo la fuente de creatividad para nuestras innovaciones.

RITUALES, ESCÉNICAS, CEREMONIALES, FIESTAS, JUEGOS Y DEPORTES

Las fiestas del barrio, del pueblo donde vivimos y los carnavales son grades momentos de encuentro en los que celebramos la fundación del pueblo, o la batalla liberadora, o agradecemos a los santos y a la naturaleza como nos gusta, se prepara con anticipación: los viejos enseñan a dejar en su punto el dulce especial para la ocasión, los músicos ensayan el repertorio para la coreografía de baile, los artesanos expresan todo su ingenio en carrozas, máscaras y muñecos. Los vecinos se unen para inventar coplas, organizar el recorrido y hacer el sancocho.

MUEBLES E INMUEBLES

El Patrimonio Cultural Material, constituido por todos aquellos bienes que poseen cuerpo físico, tales como edificaciones, sectores urbanos, sitios arqueológicos, parques naturales y  bienes muebles representativos de la cultura, es el depositario de nuestra memoria, testigo de nuestro desarrollo como sociedad y de los sucesos que nos definen como Nación. Así mismo, el Patrimonio Material actúa como instrumento para el fortalecimiento de nuestra identidad, al tiempo que participa del desarrollo de las comunidades y sus territorios.

En los espacios, bienes y objetos componen este patrimonio, hemos nacido y formado nuestra personalidad individual y colectiva, construido las  creencias y expresado la fe, cimentado nuestra formación académica y ejercicio profesional. En ellos hemos dejado huella. Pero ellos también nos han marcado.

A través del Patrimonio Cultural Material también le mostramos al mundo el carácter de nuestra comunidad, región y Nación. Los espacios y bienes que lo conforman nos indican a dónde pertenecemos, cómo somos. Es decir, en ellos nos reconocemos y son parte de nuestra identidad.

Cuando se habla de una edificación con valor patrimonial, nos referimos a un bien con valores por su arquitectura, su papel en la historia, por quién la creó y ejecutó, así como por los que hicieron uso de ella, por los hechos que allí se desarrollaron, entre otros. Al observar una postal con la imagen de un paisaje cultural; cuando nos muestra en el museo una obra artística o imagen precolombina y podemos determinar a qué cultura pertenece; cuando todo esto sucede, es porque cada construcción, objeto, lugar, imagen o sentir tiene una identidad, y esa identidad se ha ido produciendo con el paso del tiempo, con vitalidad, con arraigo, con sentido de pertenencia. Por tal razón es imposible desvincular el concepto de patrimonio de la construcción de identidad, esa identidad que permite el accionar de la memoria y con ella mantener vivo el espíritu de cualquier nación o cultura del mundo.

Y sin embargo se mueve…

El Patrimonio Cultura Mueble es aquel que, dados su propio peso y constitución, es susceptible de ser trasladado de un lugar a otro, así no haya sido concebido para tal fin, con excepción de los bienes muebles que por destinación se consideran inmuebles, como las esculturas y elementos decorativos que no deben ser separados de algunos espacios edificaciones por haber sido concebidos como parte integral del conjunto. Puede ser de cualquier época: prehispánica, colonial, republicana, moderna o contemporánea; y está conformada por objetos carios, mobiliario, implementos, elementos religiosos, documentos, obras de arte, vestuario y las piezas arqueológicas. El Museo Nacional es la institución encargada de promover y proteger los bienes culturales que conforman las colecciones museológicas y que forman parte del Patrimonio Cultural de la Nación.

Dentro de los elementos religiosos más importantes que hacen parte del Patrimonio Mueble se encuentran los candelabros, copones, cálices, patenas, acetres, constituye alrededor del 90% del Patrimonio Cultural Mueble heredado del periodo de la Colonia.

La consigna es documentar

El Patrimonio Documental, de acuerdo con la definición de la UNESCO, es todo aquello que “documenta” o “consigan” algo con un propósito intelectual deliberado. La definición de Patrimonio Documental comprende elementos que son móviles, conservables, reproducibles y trasladables. Consta de dos componentes: el contenido informativo y el soporte en el que se consigna, y pueden ser piezas textuales, no textuales, audiovisuales y virtuales.

La memoria oficial

El Patrimonio Archivístico (papel, acetato, tela) es aquel documento o conjunto de ellos que permite conservar información escrita o gráfica de interés público y privado. Se trata de grupos de documentos que se acumulan en un proceso natural o planificado, de una persona o institución, como sustento de la memoria oficial de las comunidades.

Son todos aquellos documentos y archivos de la Administración Pública, de valor histórico que, por revestir interés para la sociedad, están disponibles para el servicio del ciudadano como fuente de la historia, tales como registros de nacimiento, tratados internacionales, repartición de tierras, actas de abolición de la esclavitud y crónicas de viajeros, entre otras nos menos interesantes. La conservación del Patrimonio Documental es responsabilidad del Archivo General de la Nación.

Pasando la hoja

El Patrimonio Bibliográfico hace referencia a todos aquellos documentos que fueron concebidos, desde su elaboración, con una intencionalidad o con unas implicaciones históricas directas. Esto ha permitido que adquieran una importancia significativa, ya sea como objetos únicos, por representar hechos históricos o sociales, o por poseer calidades plásticas que los hacen irrepetibles. Esta condición los ha llevado a ser considerados en la actualidad como patrimonio, debido a los significados socioculturales e históricos contenidos en ellos y a que han servido como soporte a un determinado grupo social en cierto período. Son la memoria escrita de las comunidades. Se incluyen libros incunables, relatos, cuentos, biografías y literatura en general.

El Patrimonio Bibliográfico de la Nación lo conforman documentos textuales, gráficos, audiovisuales o legibles por máquinas; así como los nuevos soportes tecnológicos, entre los que se encuentran los analógicos como la fotografía, los microfilmes y las microfichas, y los digitales como disquetes y discos compactos. La Biblioteca Nacional se encarga del manejo de este patrimonio.

En cinta

El Patrimonio Audiovisual está constituido por los registros de imágenes en movimiento, sobre los cuales se ha recogido y fijado información acerca de las manifestaciones culturales del hombre y/o sucesos históricos o culturales de una sociedad (patrimonio inmaterial), pero que por su soporte se considera patrimonio material. De él hacen parte las grabaciones sonoras, radiofónicas, cinematográficas, de televisión, en vídeo y otras producciones de imágenes en movimiento y/o grabaciones sonoras, estén o no destinadas a la difusión pública. Los registros cinematográficos no profesionales o aficionados también hacen parte del Patrimonio Audiovisual.  En Colombia tenemos archivos fílmicos desde 1897. La competencia para el manejo del Patrimonio Audiovisual recae en la Dirección de Cinematografía del Ministerio de Cultura con el apoyo de la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano.

Un, dos, tres…sonido

El Patrimonio Fonográfico es el conjunto de expresiones y creaciones musicales o sonoras, registradas en cualquier tipo de formato o soporte, tal como grabación sonora o fonograma, vídeos, partituras manuscritas o impresas e impresos seriados o monográficos. Se entienden las creaciones musicales o sonoras como manifestaciones culturales intangibles, cuyo origen se encuentra en las tradiciones orales, musicales, representativas y escénicas, las festividades, las manifestaciones contemporáneas, tradicionales e innovadores. Este patrimonio es atendido desde el Ministerio de Cultura a través de la Dirección de Artes y la Biblioteca Nacional de Colombia, donde se encuentra el Centro de Documentación Musical.

Elemental, mi querido inmueble…

El Patrimonio Cultural Inmueble es el que no se puede trasladar sin que se altere su esencia. Puede ser de cualquier época: prehispánica, colonial, república, moderna o contemporánea, e incluye sectores urbanos, espacios públicos, arquitectura funeraria, arquitectura civil, doméstica, arquitectura religiosa, militar, industrial, así como las obras de ingeniería, sitios arqueológicos, patrimonio cultural natural (flora, fauna, ríos, lagos, cascadas, cerros, caminos, etc.) y el arte mural, bien sea en espacios interiores o exteriores, públicos o privados.

El patrimonio inmueble está representado en las edificaciones que conforman las ciudades, los sectores urbanos, los centros históricos, las obras de arquitectura reconocidas y de contexto, las obras de ingeniería, entre otros.

El Patrimonio Arquitectónico cubre un amplio rango de necesidades y actividades humanas y complementarias. Por lo mismo, se expresa en construcciones de tipo militar, religioso, educativo, habitacional, industrial, comercial y espacios públicos, entre otros. Actualmente, 1.104 bienes inmuebles cuentan con declaratoria como bien de interés cultural de carácter nacional, agrupados de acuerdo con las categorías que se explican a continuación.

Amén

La arquitectura religiosa abarca todos aquellos bienes muebles e inmuebles que, desde su vocación espiritual, han influido cultural y socialmente en las personas. Hacen parte del patrimonio inmueble religioso las basílicas, catedrales, templos, iglesias, capillas, conventos, casas curales y santuarios, entre otros. Hasta el momento, se han declarado como bienes de interés cultural de carácter nacional 154 inmuebles de arquitectura religiosa en el país y algunas colecciones de arte religioso.

El final está escrito

La arquitectura funeraria la conforman los cementerios, panteones, mausoleos, hipogeos y las tumbas de diferentes culturas indígenas que poblaron el país. Hasta el momento se han reconocido seis sitios como de interés cultural de carácter nacional.

Atención, ¡firmes!

A la arquitectura militarpertenecen las fortificaciones, murallas, castillos y baluartes que sirve de elementos defensivos y estratégicos. En nuestro país la mayor concentración de este patrimonio la encontramos en Cartagena. Dentro de los bienes muebles que hacen parte del patrimonio militar se encuentran objetos como herramientas, armas, medallas, vestuario, indumentaria militar y otros implementos. Se han declarado como bienes de interés cultural de carácter nacional 50 edificaciones de estas características.

Siga, esta es su casa

A la arquitectura habitacional pertenecen inmuebles tanto urbanos como rurales y son edificaciones destinadas fundamentalmente al uso residencial. Los mobiliarios de uso interior, como las camas, las sillas y las mesas, conforman lo que se considera patrimonio mueble en esta categoría. Se han reconocido 197 inmuebles de arquitectura habitacional como bien de interés cultural de carácter nacional.

Abierto al público

La arquitectura institucional o de uso público comprende las edificaciones relacionadas con las actividades administrativas del Estado, como los palacios municipales, gobernaciones, casas de licores y tabaco, colegios, cárceles, museos, casas de la cultura, bibliotecas y teatros. Han sido reconocidas 122 inmuebles institucionales como bienes de interés cultural de carácter nacional.

Muy tiesos y muy majos

La arquitectura para el transportey las obras de ingeniería incluyen las estaciones del ferrocarril, las vías férreas, los puentes y los caminos reales. Se han reconocido 451 bienes de estas características como de interés cultural de carácter nacional.

Muevan las industrias

La arquitectura para la industria está conformada por hornos, ferrerías, fábricas, chimeneas, talleres y bodegas, entre otros. Ha sido generada por las actividades productivas del hombre, en el transcurso del tiempo particularmente a partir de la Revolución Industrial. Este fenómeno histórico modifico sustancialmente los medios y formas de producción, así como los modos de vida de la sociedad. En nuestro país se han declarado cinco inmuebles de arquitectura industrial como bienes de interés cultural de carácter nacional.

Soy de la urbe

El patrimonio urbano incluye expresiones como el tejido vial, sectores urbanos, sitios referenciales, espacios públicos como la plaza, plazuela, plazoleta, bulevar, calle, avenida y parque, así como sectores de interés como los conjuntos arquitectónicos y edificios especiales. Se consideran los sectores urbanos aquellas zonas que dentro del desarrollo de las grandes ciudades han permanecido en el tiempo conservado su coherencia urbana y arquitectónica.

En el centro está todo

Como categoría normativa en Colombia existe también el centro histórico, que hace referencia a sectores homogéneos delimitados. Generalmente, coinciden con el sector fundacional de una ciudad, determinado por la plaza principal y los edificios donde funcionan el pode público, el religioso y el institucional la morfología de los centros históricos, especialmente los de la época colonial, corresponde al urbanismo hispanoamericano implantado en América durante los siglos XVl, XVll y XVlll, caracterizado por el uso de cuadrícula (damero) para el trazado de la ciudad, donde se destacan la plaza fundacional, las calles rectas y la manzanas cuadradas. En Colombia existen actualmente 45 centros históricos declarados como bienes de interés cultural de carácter nacional.

Lindo el paisaje…

Los paisajes culturales son aquellos sitios o lugares producto de la interacción del hombre con la naturaleza. Ilustran la evolución de la sociedad y los asentamientos humanos en el tiempo, la forma como han resuelto problemas físicos y han aprovechado las posibilidades presentadas por su ambiente natural y por las fuerzas sociales, económicas y culturales.

Abarcan las distintas manifestaciones de relación entre el ser humano y el entorno natural. Los individuos, en sus prácticas de domesticar y explotar el entorno natural, especialmente en lo que se refiere a la agricultura o a la actividad agro-pastoral, han ido creando entornos como los cultivos en terrazas, los paisajes cafeteros, cañeros y cacaoteros, entre otros. Estos paisajes son el testimonio de la creación humana que los delineó y al mismo tiempo prueban la armonía entre el hombre y la naturaleza.

Patrimonio Subacuático

Es la parte del patrimonio cultural material que está formada por aquellos bienes muebles e inmuebles sumergidos que poseen un especial valor cultural. Usualmente, se trata de yacimientos arqueológicos depositados en el fondo de lagunas, lagos, ríos, mares, océanos, que contienen diversas clases de bienes culturales como son los naufragios de naves y su dotación, así como poblados y cementerios inundados. En Colombia, pertenecen a ese patrimonio todos los vestigios culturales cualquiera sea su naturaleza y la causa o época de su hundimiento o naufragio que se encuentre en el suelo y subsuelo marinos de las aguas interiores, el mar territorial, la plataforma continental y la zona económica exclusiva.

Patrimonio Paleontológico

Los vestigios orgánicos e inorgánicos de las especies extintas, tanto de plantas como de animales son de gran importancia para entender la larga secuencia evolutiva que precedió a la aparición de la especie humana. También cumplen un papel relevante para entender ciertos aspectos de la historia del hombre y sus orígenes ancestrales, por lo cual a esos fósiles y huellas paleontológicas se le considera en Colombia parte de nuestro Patrimonio Arqueológico, es decir, como una clase de bien de interés cultural. Las leyes establecen que deben ser protegiéndolo contra la excavación, comercialización y exportación ilegales (Ley 397 de 1997).

Leidy A

About these ads
Published in: on 24 agosto, 2010 at 8:26 pm  Comments (3)  

The URI to TrackBack this entry is: http://alimentacionindigena.wordpress.com/2010/08/24/marco-teorico/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

3 comentariosDeja un comentario

  1. muy Buen Blog Niñas Las Felicito enverdad que tuvieron un exelente trabajo, y las felicito por que es un gran Tema y caulquiera no lo trata …

  2. Muy Bien Niñas Este trabajo estuvo muy bien elaborado y le metiron Ganas. Las Felicito.

  3. es un proyecto bien interesante porque nos muestra nuevas culturas…♥♥♥


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: